DE VEZ EN CUANDO - NARUA
22944
post-template-default,single,single-post,postid-22944,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

DE VEZ EN CUANDO

NARUA_Blog_De_Vez_en_Cuando (1309 x 982)

DE VEZ EN CUANDO

Acceso a su lectura en Diario de León

Desde el momento en que nacemos estamos dirigidos hacia nuestro destino, la escuela, el trabajo, el matrimonio y los hijos, pagar la hipoteca, quince días de vacaciones al año fuera de casa, los otros quince para asuntos propios y familiares…

sobrevivir al segundo despido, llegar a los cincuenta con los deberes hechos, montar una empresa, aprender muchísimo, liderar algo, reconocer al ser humano que trabajará para ti, pagar impuestos, letras, giros a noventa días, ampliar instalaciones, hacer campañas de marketing, revisar la estrategia, aprender a guardar para cuando no haya, visiones a corto, medio y largo plazo, soñar con internacionalizar lo que vendes, socializar, hacer nuevos contactos, asistir a ferias, congresos, eventos, asociaciones sectoriales, regionales o familiares, sacar nuevos productos y servicios, adquirir nueva maquinaria, ser responsable con la sociedad y el medio ambiente, comunicar lo que haces en redes sociales, eventos, escribir en el blog, leer libros de empresa, publicaciones de universidades, no olvidar narrativa y poesía, la prensa diaria, local, nacional e internacional, hacer deporte, hacer los deberes con los chicos, decirle te quiero a tu pareja, no olvidar esas fechas importantes, salir a cenar con amigos, subir a esquiar si nieva, ver deportes por la tv, que de algo hay que hablar en los bares, estar atento a lo último en tecnología, cambiar de coche, comprar ropa… -“me duele una muela, se me olvidó la revisión del dentista, aprovecharé de paso para ir a la óptica, ya no veo bien de cerca”.

Todo lo tenemos planificado al detalle, “es la clave del éxito” nos lo dicen los portales de empleo, las agencias de colocación, las oficinas del emprendedor, los profesores de universidad, el director del banco al que le pides dinero, el asesor fiscal y ese que dice que es consultor de marketing o no sé qué de innovación.

Pobre de aquel que no tenga un plan de pensiones para sus ahorros, pobre de ti cuando explote la seguridad social, ¡¡ahhh!! ¿Qué aún no has pagado la casa? -“es que la compré justo antes de la crisis y además estoy pagando aún la nave y dos furgones”-.

Todos sabemos perfectamente cómo hacer una planificación y establecer objetivos para que todo ello se convierta en la zanahoria del burro que tira de ti precisamente como ese terco animal y cuando más se le echa en falta no funciona.

Que no decir de las vacaciones, esos queridos 15 días de vacaciones en agosto que compramos en marzo para poder ahorrar unos euros que dejaremos en flotadores hinchables de unicornios rosas y tiburones azules. -“¿Ya tenemos el hotel? reserva el vuelo que luego sube de precio y ya verás”

Todo bajo control, el desayuno, el café, el polvo de los domingos por la mañana mientras los niños ven los dibus, la señora de la limpieza (cuando vendrá el señor de la limpieza de una vez), hay que ver lo que hace que no escucho música, si es que ya no tengo tiempo para nada, el último vino, las compras por internet, tendríamos que ir a la piscina ¿y a la montaña? “Anda, deja, deja que hace un frío que pela, vamos al pádel por parejas y ya”.

Yo estoy harto de planificar continuamente ¿y tú? ¿Alguna vez has pensado lo mismo?

Y ahora pensarás, ¿pero vamos a ver este que escribe, no dice que asesora en marketing e innovación y me pregunta si planifico?

Si todo está tan bien planificado por tantos que decimos que sabemos cómo… entonces ¿cómo es posible que sea tan difícil ser feliz?

Prometo que he hecho planes que no he podido cumplir; prometo que he hecho planes para otros que al final no querían que se cumplieran; Prometo que he escuchado como se elaboran planes de negocio, un “poquitín” hinchados, de cara al banco; Prometo que he estado en comidas tediosas donde preveían ventas extraordinarias, crecimientos anuales de dos dígitos; Prometo que he sobrevivido las crisis de los 80s, de los 90s, y la del 2008 que no cesa; Prometo que sabía que en cada una de estas crisis todo estaba planificado y salió lo que nadie pensaba; Prometo que he visto negocios sacudidos porque alguien les dejó de pagar y no lo habían ni imaginado;

Está bien planificar, porque no de hacerlo sale más caro, pero sin obsesionarse por favor, que esto se nos va de las manos. Estoy de acuerdo en que se evitan muchos imprevistos anticipando situaciones que puedan acaecer, de hecho, en Cambridge University nos enseñaron a anticipar las situaciones por las que se podía acabar literalmente con un negocio, usando técnicas de creatividad, y se nos ocurrieron cosas verdaderamente posibles que nunca antes habíamos pensado factibles.

Y si desplanificaras de vez en cuando… ¿Qué crees que podría pasarte?

He preparado algunas preguntas tipo test para que contestes. Añade un CERO si la respuesta es un No y un UNO si la respuesta es un SI….

¿Has probado a llegar por la mañana al trabajo sin mirar el móvil, aunque solo sea un día a la semana? ¿has probado a no contestar whatsapp en los semáforos? ¿has preguntado alguna vez a cualquiera de tus empleados “qué tal estás”? ¿has probado a cambiar de empleado al que se lo preguntas? ¿has intentado ser amable y decirle al menos que “no” a ese comercial que te mandó un presupuesto y no le has hecho ni caso?” ¿Has podido pasar una mañana sin agenda? ¿has podido llamar a algún viejo cliente o proveedor para preguntarle “qué tal, cómo te va”? ¿has entrado en algún negocio que lleve poco tiempo a preguntar “en qué te puedo ayudar”? ¿se te ha ocurrido alguna vez preparar alguna reunión sin powerpoint ni móviles? ¿has pensado alguna vez en el salario emocional que le pagas a quienes trabajan para ti? ¿Te has preguntado si de verdad escuchas, es decir si estás en silencio receptivo, cuando alguien quiere hablar contigo? ¿Te has planteado llamar a tu hijo/a sin pensarlo para preguntarle si echa de menos algo que no sea material? ¿serías capaz de pasar un día con tu familia disfrutando de la vida sin gastar un euro?  ¿podrías acercarte algún día a urgencias el hospital a sentarte por unos minutos, y sin estar enfermo, ver como se viven allí los minutos? ¿te atreverías a contar la historia de tu vida, de tu empresa en algún colegio? ¿has preguntado a la señora de la limpieza quien limpia en su casa? ¿has preguntado al chico del almacén como mejorar la empresa? ¿Has pensado como afecta tu empresa al planeta? ¿Has pensado en ir algún en día en bicicleta a trabajar? ¿Has llamado alguna vez a tu madre o padre por sorpresa y darles las gracias por haberte traído a la vida? …

Suma los resultados, si obtienes menos de diez puntos mándame un mail a dime@narua.es y te invito a un café con paseo.

Estoy seguro de que nuestros tataratataratatara… abuelos en Atapuerca planificaban alguna parte de sus tareas y otras muchas las vivían como nosotros, con gozo cuando podemos y con dolor cuando nos toca. Esto es ser humanos.

Alienarse con miles de tareas, llenarse de pantallas, cubrir cada instante para evitar pensar u obsesionarse con medir cada parámetro, me parece que nos conduce algo que nunca quisimos, ser infelices; puede que ricos económicamente y con seguros de todo tipo, pero infelices.

En cada uno de nosotros está intrínseca la capacidad de desprogramarse de vez en cuando y salir a la vida a ver que tal está… Si es que, como dice el maestro Serrat: “De vez en cuando la vida toma conmigo café y está tan bonita que da gusto verla”.

Anda pincha AQUÍ y recuerda sonreír.

¿Cuándo?

AHORA 🙂

 

RESUMEN

La planificación es la clave del éxito. Por supuesto.

Desplanificar no es dejar de planificar y sí evitar que te obsesione.

La obsesión se relaja cuando haces algunas tareas en modo improvisado.

Abrirse al mundo de lo posible es aceptar que no puedes controlarlo todo

Lo que puedes controlar es tu capacidad de acción y reacción ante lo que sucede.

La innovación tiene algo de inesperado, otro día hablamos de serendipia.

¡Sorprende a la vida y deja que te sorprenda!

NARUA_blog_de_vez_en_cuando_diario_de_leon

 

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies